La Fiscalía de Madrid ha solicitado 20 años de prisión al considerar probado que Kevin C. B., un conductor que circuló unos dos kilómetros en dirección contraria el 15 de septiembre de 2019 por la autopista M-50 a una velocidad superior a la permitida y que chocó voluntariamente contra otro turismo, causando la la muerte de su único ocupante.

El fiscal sostiene en su escrito que que el acusado era «conocedor» de que circulaba en sentido contrario al establecido porque la visibilidad en la carretera aquella noche era suficiente como para descartar un error en ese sentido. Añade que, por las mismas razones, tuvo que ver que los vehículos con los que se cruzó iban todos en sentido contrario al suyo.

A Kevin C.B. se le imputan los delitos de homicidio, conducción temeraria con manifiesto desprecio por la vida de los demás y otro contra la seguridad vial. Aún no hay fecha para la celebración del juicio.

En el escrito se detalla igualmente que el conductor kamikaze decidió el 15 de septiembre de 2019 coger su coche «pese a tener sus facultades disminuidas como consecuencia de una previa ingestión de bebidas alcohólicas, lo cual mermaba su capacidad para manejar los mecanismos de dirección, control y frenado de un vehículo, así como aumentaba el tiempo de reacción ante acontecimientos imprevistos en dicha conducción, con pérdida de reflejos y de capacidad visual, y con el consiguiente riesgo para el resto de los usuarios de la vía». También aclara que conocía a la perfección la vía donde se produjeron los hechos «dado que la utilizaba normalmente y con mucha frecuencia para ir a Fuenlabrada y a su domicilio», así como que da por constatado que conducía a una velocidad muy por encima de la permitida (139 km/h).

El ahora encausado adelantó primero a otro turismo que circulaba por el carril central «aproximándose mucho al lateral izquierdo» y «provocando que tuviera que dar un bandazo hacia el carril derecho». Luego cambió al tun tun de carril y, tras una breve parada en el arcén, reanudó su marcha pero en sentido contrario durante 1,9 kilómetros en sentido contrario al estipulado y a alta velocidad «rebasando a varios vehículos que tuvieron que realizar maniobras para evitar colisionar de manera frontal», para finalmente estrellarse contra un Citroën C4 que iba por el carril central de los tres existentes. Su conductor, dada la gravedad de las heridas sufridas a raíz del accidente, falleció pocos después.

Leave a Reply